www.appdelibros.com

El modelo de suscripción para la lectura de ebooks no termina de despegar

Hablamos de... Streaming literario

Hablamos de... Streaming literario

lunes 30 de mayo de 2016, 01:56h
Al igual que los seriéfilos tienen plataformas como Netflix, o los amantes de la música Spotify, los lectores no terminan de apostar por un servicio único de lectura online... ¿O sí?

El visionado online está mucho más extendido que la lectura en streaming. Este público se presenta como mucho más conservador que el de los cinéfilos y melómanos.

En otras ocasiones, os hemos hablado de las diversas ventajas que ofrecen los servicios online frente a un uso más convencional. Por poner un ejemplo, podemos nombrar la omnipresencia de contenidos, así como el control del gasto en lectura.

Algunas plataformas, como 24Symbols, no han calmado la sed de los lectores de obras clásicas o best sellers del momento, por lo que han visto cómo el modelo de negocio, a pesar de ser una de las grandes esperanzas para el futuro del sector, no tiene cabida aún en el imaginario colectivo.

Quizás es tarde para cultivar este tipo de sistemas, puesto que no sólo en el sector editorial, sino en otros como en la prensa o en el de la cultura en general en la red, impera el “todo gratis”.

El acceso a una lectura en streaming se ha ido dando mediante pequeños pasos, a través de tarifas planas con acceso a un gran número de títulos, aunque no están resultando ser del todo atractivos.

Tampoco termina de convencer la forma de pago, tanto a la editorial como al autor, pues el modelo que sostiene el mismo por “página leída” se hace muy difícil de gestionar cuando los propios lectores leen tal cantidad de títulos de una misma editorial que ésta se come los recursos de gran parte de la plataforma.

De hecho, algunas voces como Catalina Lucas, digital manager de Penguin Random House, señalan que “el modelo de suscripción para la lectura de ebooks es bastante caro y homogéneo de cara al lector, pero no lo es de cara a editoriales y autores”.

Podemos decir al respecto, que existen diversas maneras de compensar a los autores, “y la mayoría conlleva una variabilidad incontrolable e impredecible, lo que termina siendo una barrera para ofrecer contenidos”.

Es por esto por lo que, algunos de los servicios en activo, han comenzado a limitar la cantidad de textos a los que tiene acceso el lector. También el crecimiento exponencial de los audiolibros nos muestra otro tipo de alternativas, si bien, no es aún un negocio del todo explotado y todavía no se ha probado la efectividad de su sistema de suscripción, como en el caso de los ebooks, que tampoco termina de despegar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de App de libros

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.