www.appdelibros.com

La revolución de la lectura ha llegado, igual que en su día llegó con la imprenta y hace no tantos años con el ordenador

Un 2015, ¿para el recuerdo?
Ampliar

Un 2015, ¿para el recuerdo?

Por Rafael Morán Bernaldo de Quirós
x
rafaelbernaldodequiroscom/6/6/23
www.rafabernaldodequiros.com
martes 19 de enero de 2016, 23:35h
Se nos ha ido otro año casi sin darnos cuenta. Un año que, si bien, ha estado marcado en cuanto al sector editorial por la incertidumbre, el titubeo de aquellos que ven en el ebook el gran sucesor del papel y aquellos que sólo se agarran a las cifras para recordar que, a pesar de que se lea más en digital o que cada vez más españoles contemos con un dispositivo electrónico para leer, las ventas no acompañan.

Cada vez son menos las personas que deambulan por las calles, las cafeterías, el transporte público… con su libro bajo el brazo. Los móviles, tabletas o eReaders han copado gran parte de ese mercado que no termina de florecer. La revolución de la lectura ha llegado, igual que en su día llegó con la imprenta y hace no tantos años con el ordenador; esa caja en la que ya algunos leían sus títulos favoritos.

Como viene siendo tónica habitual, hemos empezado 2016 con multitud de estudios e informes que nos invitan a delimitar el éxito, o incluso fracaso como algunos quieren hacer ver, de este mercado editorial digital.

Algunas curiosidades

¿Sabías que las personas que viven en grandes ciudades como Madrid o Barcelona leen más libros en digital? El último estudio de la biblioteca digital Nubico apunta que esto se debe precisamente a la cantidad de horas que pasamos en el transporte público. Aunque también nos condicionan los días, sobre todo el domingo, el preferido por la mayoría de los ávidos lectores que aprovechan su jornada de descanso para devorar esas obras que la ajetreada vida que sufrimos hoy en día no nos permite disfrutar el resto de la semana.

Los lunes no son para leer, sino para quejarse de que es lunes. También a la lectura le afecta la maldición del primer día de la semana, señalado como el menos recurrido para dar uso al eReader.

El pasado 2015 fue uno de los primeros años en el que los españoles preferimos la lectura en dispositivos electrónicos como las tabletas o los smartphones, aunque el consumo de eReaders ha sufrido un gran crecimiento los últimos meses.

Animal de costumbres

Como todo animal de costumbres que se precie, el español sigue siendo también de papel. Somos fetichistas en ese sentido, pues el hecho de tocar las hojas, abrir un libro nuevo… Incluso hay a quien le gusta este olor. En definitiva, lo importante es que leemos más, de hecho un 2% con respecto al año 2014 según la Federación de Gremios de Editores de España.Sin embargo, esta cifra tiene trampa, ya que los que verdaderamente destacan son los libros digitales, con un incremento del 5%.

Aunque compramos más, lo hacemos en digital. En concreto, un 14% hasta 2015 según el portal cuponation.es. En este portal se han multiplicado las ventas en un 2,5%, frente al fuerte descenso de las librerías, rozando el 10%.

Una vez que hemos tenido en mano los resultados de 2015 y hemos podido analizar los distintos puntos de vista de cada estudio e informe, sólo nos queda desentrañar el espinoso entramado de cifras para ver que 2016 se presenta tan incierto como la sido finalmente el año que hace unos días concluimos. Aunque, sin duda, las letras, en todas sus variantes, seguirán haciéndonos la vida un poco más llevadera.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+
0 comentarios