www.appdelibros.com
Portada de 'El Trono de Barro', la última obra de Teo Palacios
Ampliar
Portada de "El Trono de Barro", la última obra de Teo Palacios

Entrevista a Teo Palacios

A este escritor sevillano, de Dos Hermanas, se le quedó pequeño el mundo del márquetin y decidió dar el paso y adentrarse con éxito en la escritura, donde ha cultivado varios géneros, destacando la novela histórica. Su último libro, “El Trono de Barro”, recupera la figura del Duque de Lerma y ahonda en este personaje histórico que, a pesar de su importancia, había quedado relegado al olvido, hasta ahora.

¿Es el Duque de Lerma el “mayor ladrón de la historia de España”, como dice la publicidad de tu último libro?

Bueno, no es que lo diga yo, hace unos meses Forbes hizo un listado de los personajes más corruptos de la historia y el Duque de Lerma estaba en la lista, así que algo tendría el personaje para que lo hayan metido de esa manera. Lo cierto es que está muy por encima de lo que estamos acostumbrados, incluso a pesar de la cantidad de problemas políticos y personajes corruptos que estamos viendo en los últimos años.

¿Qué hay de realidad y qué hay de ficción en torno a este personaje histórico?

Depende de dónde consultes, claro. Si te vas a una biografía sobre el duque habrá quien sea más o menos riguroso. Yo he procurado en la novela ser lo más fiel posible a los hechos; pero claro, no deja de ser una novela, por lo tanto siempre hay partes de ficción. Aún así, calculo que cerca del 90% de lo que se cuenta en la novela ocurrió realmente. La diferencia está en cómo te lo cuenten, pues la novela debe ser un libro que te anime a continuar leyendo, que te cause interés, curiosidad, y demás, que es lo que he intentado hacer.

¿Y por qué hacer una novela ambientada en el siglo XVII, qué tiene de especial esta época para ti?

En este caso en concreto, más que la época, lo que me interesaba reflejar era la vida de este personaje. El Duque de Lerma fue el hombre más poderoso de la época en todo el mundo, de hecho, él firmaba un documento en su despacho y ese documento era ley prácticamente en medio mundo, pues en la época de Felipe III el imperio español alcanza su máxima expansión y, sin embargo, había quedado relegado al olvido y nadie se acordaba del Duque de Lerma. A pesar de que fue un personaje muy corrupto, que lo fue, logró realizar algunos hechos sorprendentes, como firmar la paz con Inglaterra, Francia, Flandes, etc.

¿Qué ha supuesto para ti presentar este libro en el que fue precisamente el palacio del Duque de Lerma? ¿Habías pasado por allí antes de ponerte a escribir o mientras estabas inmerso en la historia?

Sí, había visitado Lerma previamente. Fue allí precisamente donde me reencuentro con la figura del Duque y empieza la idea de dedicarle una novela y, hombre, poder estar presentando una novela en la que se habla sobre la vida del Duque de Lerma, en el majestuoso palacio que construyó en su día, pues la verdad es que ha sido todo un privilegio. Hace unos días bromeábamos con la idea de que tal vez algunos de los fantasmas del duque o de su familia vinieran a la presentación, y algo así hubiera sido genial (risas). La verdad es que muy feliz, muy contento de la respuesta de todo Lerma, que fue impresionante, y de hecho es que se agotaron los libros por dos veces. Tuvimos que reponer y aún así no hubo suficientes. Un privilegio.

¿Cómo ha sido el proceso de documentación del libro? ¿Ha sido más arduo que en otros trabajos o en otras obras?

La arquitectura del “Trono de barro” ha sido con diferencia el proyecto más largo al que me he enfrentado hasta ahora. Yo empecé a trabajar en esta novela hace ahora siete años y la versión que se ha presentado en librerías es la quinta versión escrita. He rectificado muchas cosas, he eliminado pasajes, he añadido personajes, tramas, y ha sido bueno, yo suelo decir en plan un poco de broma que ha sido una labor de ingeniería narrativa porque me ha llevado de cabeza durante muchos años, muchas horas sin dormir, muchas de documentación que, como bien dices, no sé exactamente cuánta pero hay más de cincuenta títulos en la bibliografía que he estado utilizando para llevar a cabo esta novela.

Ya un poco más en el terreno personal, ¿de dónde nace esta vocación por la escritura porque, según tu biografía, has estado ligado al mundo del marketing y diseño?

Sí, pero es cierto que yo soy desde muy pequeño un lector voraz. Mi madre cuenta una anécdota que dice que con tan sólo cinco años yo ya sabía leer perfectamente, pero mi vecina no se lo creía, y entonces llegó un día con un libro de su casa porque se pensaba que lo que yo estaba leyendo en ese momento me lo sabía de memoria, y claro, cuando me puse a leer lo que traía de su casa, se convenció de que realmente leía.

Yo siempre pienso que un gran lector, antes o después, termina dedicándose a la escritura. Con más o menos intención de publicar, eso es diferente, pero el deseo de crear tus propias historias si eres un gran lector, siempre está ahí o casi siempre está ahí. Y es lo que me pasa a mí, yo me recuerdo con diez y doce años tirado en el suelo de casa de mis padres, que en Sevilla en verano hace muchísimo calor y el fresquito del suelo siempre se agradece, escribiendo historias de piratas porque había leído al corsario negro, así que la idea de escribir siempre estuvo en mi vida realmente.

Y aunque te has decantado más por la novela histórica, te verías con otro tipo de género, como la novela fantástica, que hemos visto que has dado cursos, talleres…

Sí, de hecho la primera novela que escribí, aunque no está publicad afortunadamente, es una novela de fantasía épica al más puro estilo Tolkien. Lo que pasa es que bueno, el género de la literatura fantástica es muy complicado de cultivar, además en los últimos años ha cambiado mucho, y al final uno suele terminar escribiendo en aquello en lo que se siente más cómodo. Me gusta mucho la novela fantástica, leo muchas novelas fantásticas, pero las que me gustan son esas, y para mí Tolkien no escribió novela fantástica, sino históricas de un mundo de fantasía. Y un poco eso es lo que intento hacer yo, pero con el mundo real.

¿Te gustaría que alguna de tus historias tuviese su versión televisiva o cinematográfica?

Claro, eso por supuesto. Sería un sueño hecho realidad. De hecho, con una de mis novelas hubo una productora que estuvo interesada, lo que ocurría es que en aquel momento, las series históricas en España no se trabajaban y se descartó el proyecto porque era especialmente caro. Pero sí, que se lleve a la pantalla, ya sea grande o pequeña, una novela tuya, pues siempre es motivo de orgullo.

En nuestro medio damos mucha importancia al formato digital, ¿eres de los que estás a favor o en contra de los ebooks?

Yo estoy completamente a favor del ebook. El ebook en sí mismo no tiene ningún problema, al contrario. Todo lo que sea facilitar la lectura me parece una buena idea. Lo que ocurre es que el mercado editorial no está entendiendo el formato ebook. El lector digital es diferente al del papel, por varios motivos: hay gente que lee ebooks porque lee mucho, y no se puede gastar todos los meses cien euros en libros, y a lo mejor sí se los puede comprar en ebook. Por otra parte creo que el sector editorial no está sabiendo captar al lector del ebook, y claro, eso se traduce en un problema importante de piratería, etc. No es un tema fácil de solucionar pero, desde luego, el ebook es un adelanto del que yo estoy completamente de acuerdo.

Hay algunos autores, como Alan Moore, que recomiendan a otros escritores la autopublicación. ¿Crees que es simplemente una estrategia para quitarse del medio a otros talentos como le han dicho o confías realmente en esta forma de publicación?

Pues mira, si te soy sincero he visto ese comentario precisamente esta mañana, y lo primero que he pensado ha sido eso, es decir, Alan Moore le ha dicho a la gente que autopublique y así tiene menos competencia. Pero luego he pensado que, en realidad, a estas alturas, Alan Moore no tiene competencia. Con lo cual, no debe ser esa su verdadera intención.

Todo depende de lo que esperen y de cuál sea su situación. Hay muchos autores que son estupendos y que, sin embargo, no han tenido la suerte de encontrar en un momento dado una editorial que apueste por ellos. En ese caso, a mí me parece muy buena idea la autopublicación. Ojo, hablo de autopublicación, no edición, que es algo muy diferente. Pero la autopublicación me parece que puede ser un paso interesante, en determinados momentos. Aún así yo conozco a autores que han autopublicado y luego han empezado a trabajar con editoriales, y suelen comentarme que el trabajo de una editorial se nota en una novela. Para un primer paso puede ser interesante, pero yo creo que si uno quiere ser verdaderamente profesional, lo suyo es estar en manos de una editorial que apueste por ti.

¿Tienes ya en mente la próxima novela o aún es muy pronto para hablar de una sucesora de “El trono de barro”?

No, bueno, de hecho tengo una novela ya terminada que está en manos de la editorial ahora, y ahora mismo no le estoy dando vueltas a otras posibilidades porque estamos en plena labor de promoción, pero estas semanas que me tomaré unos días de vacaciones pues me tendré que sentar, hablar con mi agente, con mi editor, y ver en qué vamos a estar trabajando a partir del año que viene. Hay varios proyectos sobre la mesa: uno para continuar en el siglo XVIII, otro para irnos al siglo I d.C., otro para trabajar en la Edad Media, y tendremos que decidir cuál es el que nos parece más interesante.

Para cerrar la entrevista te vamos a hacer algunas preguntas que hemos seleccionado de nuestros lectores, a través de redes sociales.

Muy bien, vamos allá.

¿Podrías equiparar al Duque de Lerma con algún personaje de la sociedad española actual?

No podría y no porque no haya candidatos, sino porque creo que los candidatos se quedan por debajo. Hace poco se dedicaba al Duque de Lerma un programa en la Ser y se le comparaba a Rodrigo Rato. Ha habido quien nos ha dicho que recuerda a la familia Pujol, en fin, hay muchos personajes, como Bárcenas… Te quiero decir que el Duque de Lerma arrasa con todos ellos. No podemos olvidar que fue el inventor del pelotazo urbanístico.

¿Te atreverías a escribir una novela sobre alguna persona de nuestra época, como por ejemplo, el Rey Juan Carlos?

Eso sería interesante de hacer. Lo que pasa es que dudo mucho que alguna editorial se atreviera a publicar algo parecido. Una cosa es una biografía, que suelen estar más o menos pactadas, y otra cosa es escribir ficción sobre un personaje tan sumamente importante, más aún siendo yo un autor de novela histórica. Sí es verdad que hace tiempo que pienso que los escritores de novela negra de este país no están sabiendo aprovechar lo que está ocurriendo en España. Creo que, a día de hoy, hay mil y una tramas que se prestan a una novela negra. Lo que pasa es que yo la novela negra no la termino de dominar, entonces no me atrevería.

Haciendo referencia a tu libro, hay otro “trono” que desde hace algunos años ha dado mucho que hablar: ese “trono de hierro” que ha dado lugar a todo un fenómeno. Si tuvieses la oportunidad de escribir una saga, ¿sobre qué te gustaría hacerla?

Es una de las opciones que estamos barajando, como te decía antes. Hay por ahí un proyecto que se trata precisamente de escribir una saga que puede ser interesante, con la que volvería a la antigua Grecia, que es con la que me estrené, “Hijos de Heracles”. Hay un pasaje insólito, que al final nadie ha tocado en realidad. Hay alguna obra de teatro clásica escrita sobre el tema pero me resulta interesante y bastante épica, pero en un principio la idea era poder escribir dos o tres libros relacionados con esto. Pero bueno, no es fácil escribir una saga, muchos lectores de Martin se quejan de que bueno, las novelas empiezan muy bien, pero a partir del tercer libro bajan mucho de intensidad, y es que mantener el ritmo y el interés durante seis, siete, ocho libros es altamente difícil.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.